Obliqua Carmenere

Desde lo más alto del valle de Apalta, nace un carménère atípico. Una cepa que suele cosecharse en las planicies y a baja altura, se eleva hasta lo más alto en un cuartel vigilado por un roble "Nothofagus Obliqua" que le da el nombre. Color rojo profundo con tonos violetas. En nariz se presentan notas a frutos rojos frescos como frambuesa, mezclados con toques de pimienta blanca y notas balsámicas, y un poco de especias suaves. En boca es un vino de estructura firme, taninos bien presentes, taninos que se sienten como tiza, de mucha elegancia, muy buena acidez, equilibrado en boca y persistente. Este Carménère es un reflejo de los viñedos de altura de Apalta, siendo un vino atípico de los ejemplares de Carménère chileno, donde la altura y plantación en montaña hacen que sea un vino nervioso y de gran tensión en boca. En definitva un Carménère de guarda.